Escrito por

Lazarillo de Tormes ¿Quién es? Autor y el verdadero nombre | Resumen Completo

Lazarillo de Tormes: ¿quién es? Autor y el verdadero nombre | Resumen Completo. Un momento, ¿el Lazarillo de Tormes no era anónimo? Pero alguien tuvo que escribirlo, ¿verdad? Y eso es, precisamente, lo que te vamos a contar.

Lazarillo de Tormes ¿Quién es? Autor y el verdadero nombre

Lazarillo de Tormes ¿Quién es? Autor y el verdadero nombre era algo que nadie se planteaba hasta pasado el siglo XXI. Una de las piezas cumbre de la literatura española y considerada primera obra moderna, era de autor desconocido. Obviamente, durante siglos, había sido asunto de Estados para los especialistas literarios. Lazarillo de Tormes ¿Quién es? Autor y el verdadero nombre o el gran misterio.

Siglos y siglos de investigaciones infructuosas. Cierto es que se habían barajado muchos nombres, pero no había pruebas concluyentes para determinar a alguien como autor del Lazarillo de Tormes. Pues bien, hemos tenido que esperar hasta el año 2010 para saber, a ciencia cierta, quien se escondía tras ese anonimato que tanto daño ha hecho a la literatura clásica.

Al final, Lazarillo de Tormes ¿Quién es? Autor y el verdadero nombre ha sido desvelado por la reconocida paleógrafa Mercedes Agulló. En concreto, el autor de esta obra magna es Diego Hurtado de Mendoza. Así lo aseguraba en su libro A vueltas con el Autor del Lazarillo. Una conclusión a la que llegó, gracias a una documentación desconocida hasta hace poco, en los que se apuntaba a este poeta y diplomático de la alta sociedad andaluza.

¿Quién es Diego Hurtado de Mendoza?

Esta documentación fue hallada, casi por casualidad, entre las pertenencias de López de Velasco, quien escribiera el testamento de Diego Hurtado de Mendoza. La obra que dio pie al género picaresco en España, dejaba de ser anónima para tener un autor. Un buen autor. Diego Hurtado de Mendoza.

Para situar a quien todavía no lo haga, el Lazarillo de Tormes, en el ámbito de la Literatura, se sitúa a la altura de El Quijote. Es más, al ser anterior (1554), hay quien mantiene que Cervantes se apoyó en el Lazarillo de Tormes para escribir su obra magna. Por tanto, dar nombre al autor de la misma es mucho más que desvelar un misterio. Es desvelar el gran misterio literario de todos los tiempos. Un misterio que ha llevado siglos de investigación.

Es más, Mercedes Agulló, quien haya desvelado la incógnita, ha dedicado la mayor parte de su vida y sus recursos a la resolución de este misterio. Una investigación minuciosa, concienzuda y detallada que ha llevado hasta Diego Hurtado de Mendoza.

No obstante, y a pesar de las pruebas casi irrefutables, Mercedes Agulló no certifica al 100% que Diego Hurtado de Mendoza sea el autor. Digamos que deja un 2% de dudas. Y esas dudas, en concreto, tienen nombre y apellidos.

Se trata de Alfonso Valdés y Fray Juan de Ortega. El primero, hasta la aparición de Diego Hurtado de Mendoza, siempre se le había considerado el autor oficioso de El Lazarillo de Tormes. El segundo, no tanto, pero el empeño del periodista Antonio García Jiménez, había conseguido que se le tuviera en cuenta.

Resumen de Lazarillo de Tormes

El resumen del Lazarillo de Tormes, así como la obra en sí, se resumen en siete tratados. Siete pasos por los que pasa el protagonista y que le convertirán en uno de los personajes más relevantes de la historia de la Literatura. Éste es el resumen del Lazarillo de Tormes.

Tratado Primero

La obra comienza con Lázaro de Tormes narrando su complicada infancia. Nacido junto al río Tormes, de ahí su apodo, Lázaro ve como su padre, Tomé González, fallece en una expedición contra los moros. Ante tal situación, se traslada con su madre a la ciudad, donde ella trabaja de cocinera y lavandera.

Es su madre quien le presenta a Lázaro al ciego al que servirá de guía durante este Tratado Primero. Un tipo áspero, ávaro y desagradable, al que Lázaro acaba por dar esquinazo tras sus malos tratos.

Tratado Segundo

En el Tratado Segundo, la aventura de Lázaro le lleva a dar con un clérigo que le da trabajo, mal pagado y mal alimentado, pero es mejor que nada. Al final, Lázaro se ve obligado a robar el pan de misa para comer. Obviamente, el clérigo pilla a Lázaro, pues él pensaba que eran los ratones quienes se comían su pan. Le despide y ahí acaba el segundo tratado.

Tratado Tercero

El Tratado Tercero lleva a Lázaro hasta Toledo. A la Ciudad Imperial llega como mendigo, hasta que un escudero le reclama para que le sirva. La realidad es que el escudero tenía menos dinero que Lázaro, y éste tenía que compartir con su amo las limosnas. Todo cambia cuando se prohíbe mendigar en las calles de Toledo, y son las vecinas quienes dan de comer al joven Lázaro. Durante ocho días, el escudero no prueba bocado.

loadInifniteAdd(44636);

Al final, acaba huyendo, tras verse sin dinero para pagar el alquiler. Así es como Lázaro pierde a un tercer amo.

Tratado Cuarto

El Tratado Cuarto comienza con las vecinas llevando a Lázaro a ver a su siguiente amo, el Fraile de la Merced. Un tipo al que le gustaba lo sencillo: caminar. Cómo sería la cosa, que Lázaro rompió sus zapatos en ocho días. Por suerte, este amo era amable y no dudó en comprarle otro par. Pero claro, no era capaz de seguirle el ritmo. Todo el día caminando. Así las cosas, Lázaro le abandonó. Cuarto amo que dejaba atrás.

Tratado Quinto

En el Tratado Quinto, Lázaro va a dar con un buldero. Un timador de poca monta que engañaba a la gente con palabras vacías y un discurso hueco. Incluso hacía que la gente creyera en milagros. Cuatro meses aguantó junto a un mentiroso compulsivo como el buldero.

Tratado Sexto

El Tratado Sexto llevó a Lázaro hasta un pintor de panderos. Estuvo muy poco con él, porque a los días, dio con un capellán que le dio un asno y cuatro cántaros de agua para que se ganara la vida. Fue su primer trabajo, fue su primer sueldo decente y en él aguantó cuatro años, en los que pudo comprarse ropa y una espada.

Tratado Séptimo

El Tratado Séptimo nos lleva hasta un Lázaro que encuentra el amor con una criada del arcipreste de San Salvador. Vivían junto al arcipreste, en casa propia, y eran felices. A pesar de los rumores de infidelidad, Lázaro los obvia y pasa el resto de su vida feliz y tranquilo con su esposa.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(44637);

Espaciolibros.com

Newsletter