La Novela y los elementos que la componen

Dentro de la literatura podemos encontrar distintos movimientos literarios que se han dado a lo largo de los siglos y de la historia. Dependiendo de cuando se escribió una novela o libro, su estilo puede variar pero lo cierto es que pocas veces cambiar las partes en las que se divide o los elementos que la componen y que vamos a tratar a continuación.

Definición de novela

Dentro de la narrativa existen dos grandes géneros: el Cuento (relatos de corta extensión) y la Novela (relatos de larga extensión), así que vamos a ver ahora cuáles son las características principales de ambos géneros. Hoy empezaremos con la novela, abordando cada uno de los elementos principales que la componen.

Ante todo, deberíamos definir qué se entiende por una novela para comprender mejor sus elementos: relato en prosa que sucede a unos personajes, enmarcado en una época y ambiente determinados. Está considerada como uno de los géneros más tardíos, que no se estableció hasta la Edad Media y la aparición de la imprenta.

De esta definición es fácil extraer los elementos principales que componen toda novela.

Características de la novela

Las novelas son fruto de la imaginación del autor, pudiendo contener algún detalle o un contexto real pero, también pueden ser totalmente ficción. Es una historia donde, por mucha ficción que haya, se requiere de un punto de la realidad con la que sea más fácil verse identificado.

De esta forma, nos encontramos con un texto que suele ser complejo y amplio (mucho más desarrollado que un cuento en longitud), donde también se incluyen diferentes tiempos de acción y una gran variedad de personajes.

Una novela rica y bien escrita cuenta con unos personajes que tienen vida propia, que no sólo se les describe físicamente si no que uno puede llegar a interiorizar o imaginar cómo es el personaje psíquicamente, pudiendo sorprenderse de sus hazañas o comprender sus pesares. Éste es un elemento fundamental, ya que el cuidado que se le dé a los personajes permitirá o no que la historia o novela ofrezca mayor credibilidad al lector.

Una buena novela será aquella que resulte amena, que enganche al lector y la transmita la pasión por la lectura. No se requiere de un lenguaje técnico ni incomprensible, si no un lenguaje que a pesar de su sencillez sea elegante y lo suficientemente descriptivo para que envuelva al lector en el contexto y los personajes.

Partes que se compone una novela

Tema

Se entiende por tema el contenido de la historia que el autor ha creado y que plasma a lo largo de todo el libro. Es decir, el tema es el centro de la novela y alrededor de ella giran los demás elementos y partes de la misma. La elección de un tema puede llegar a resultar muy complejo, a veces funciona más como algo espontáneo o fluye por una inspiración pero encontrar el tema es el primer paso para poder desarrollar algo.

El diálogo no es más que la conversación que tienen acabo los personajes que aparecen en la obra. Un buen diálogo puede hacer que la obra resulte más amena y atractiva, a través de la cual también se consiga conocer más las características psíquicas o físicas de los personajes sin tener que incluir largos párrafos de descripciones, si no que uno se adentra en la mente de cada uno de ellos.

Narración

La narración es un elemento fundamental de la novela que ayuda a contextualizar absolutamente todo. Es decir, es la explicación que va ofreciendo al autor para que uno pueda ir adentrándose en ese mundo que ha creado para el lector, que uno pueda ponerse en situación, que pueda imaginarse un ambiente o ir formando parte de la historia.

Ambientación

Se entiende como ambientación los detalles y descripciones físicas que puede ofrecer el autor a través de sus descripciones y comentarios, lo que facilita que uno pueda imaginarse con todo lujo de detalles -poniendo también su imaginación en marcha- la localización donde se desarrolla toda la novela.

Elementos de la novela

Acción

Se entiende por acción la serie de sucesos que se desarrollan durante el relato. La acción suele construirse mediante la narración de un conflicto que se plantea, alcanza su punto crítico y finalmente se resuelve, a lo largo del relato.

La manera de conseguir dotar a una novela de una acción adecuada es cuidar el ritmo (la velocidad y cadencia con que suceden los hechos) y la coherencia (adecuación de los elementos de la acción evitando contradicciones en la trama).

La novela tiene una estructura narrativa que se basa en el planteamiento, nudo y desenlace. En el planteamiento de la historia se nos presentan los personajes, la situación, se comienza a vislumbrar la historia y el conflicto.

El nudo es la parte central, la más extensa, en la que se lleva a cabo la acción que se plantea en la primera parte. Es decir, en el inicio se plantea una situación y en el nudo se pasa a la acción, en vista de resolver la trama plantada.

novelas

La última fase es el desenlace, en el que la trama se resuelve de una forma u otra, normalmente en forma de clímax. En el desenlace, los personajes y las situaciones se suelen ver sometidos a cambios visibles debido a la intensidad de los hechos vividos a lo largo de la narración.

Dependiendo de la acción que se desarrolle en la novela podemos encontrar numerosos géneros. Desde la novela caballeresca a la de ciencia ficción, de la romántica a la de terror, de la de espionaje a la novela negra.

El tiempo en el que se desarolla la acción que estamos narrando es también importante ya que marcará el desarollo de la novela ya sea porque se trata de un tiempo lineal, en el que la historia se narra a través de sucesos que se desarrollan en un mismo tiempo (o época) o podemos también explicar nuestra historia con saltos de tiempo, o desarrollando acciones en el pasado, presente y futuro.

Caracteres  o personajes

Son los personajes que participan de los sucesos narrados. Suele hablarse de la caracterización de los personajes, refiriéndose a la capacidad del escritor de realizar una adecuada descripción física y emocional de éstos durante la narración. Una buena caracterización, capaz de dotar de vida propia a los personajes de una novela, es un punto fundamental a cuidar para dotar de realismo y de empatía con el lector a la novela.

Los personajes son uno de los pilares centrales sobre los que se construye una novela. Los personajes son los que viven e, incluso en ocasiones, los que narran los hechos que suceden en la novela, es decir, son el hilo conductor de la historia. Los personajes sufren una evolución a lo largo de la novela. Es decir, toda la acción, todo el argumento, provoca en ellos algún tipo de cambio o evolución.

Podemos encontrar diferentes tipos de personajes según su importancia en la historia. Por una parte están los personajes principales, que son sobre los que se sustenta la trama de la novela. Otros serían los personajes secundarios, aquellos que tienen menos importancia pero que, de una forma u otra, contribuyen a que la historia avance. En ocasiones, los secundarios pueden llegar a tener gran importancia en la historia, mientras que otras veces apenas aparecen en la narración.

personajes novela

Teniendo en cuenta sus intenciones o el lugar que ocupa dentro de la historia también podemos hablar de protagonista o antagonista. El protagonista sería el personaje en torno al cual se desarrolla la historia. Él es quien tiene el conflicto, es su historia la que se está contando. El protagonista suele tener unas características que le hagan agradable o interesante a la vista del lector (aunque no siempre sucede así, he ahí la figura del antihéroe) para crear empatía.

Sería, por así decirlo, el bueno de la historia. Por su parte, el antagonista es la parte contrapuesta, el que intenta que los planes del protagonista no salgan bien. Suele ser el creador del conflicto y normalmente también es un personaje pensado para crear reacciones negativas en el lector.

También hay otros tipos de personajes, como por ejemplo el ausente, que es aquel personaje que no aparece casi nunca (o nunca) pero que es el que realmente mueve las motivaciones del personaje. Asimismo, se puede hablar de personaje colectivo (cuando el protagonismo recae sobre un grupo de personas) o de comparsas (que sirven como meros elementos presenciales o descriptivos).

Marco Escénico

El marco escénico se refiere al ambiente físico y temporal en que se desarrolla la acción. En este apartado, cobran especial importancia el lenguaje descriptivo, que debe ser capaz de transportar la mente del lector al marco escénico de la novela, sin importar lo ajeno, disparatado o extraño que pueda resultar.

Una conjunción adecuada de estos tres elementos son garantía de una buena realización técnica literaria, aunque para alcanzar el grado de obra de arte se requiere de algo más, algo indefinible que escapa de toda clasificación.

En posteriores artículos iremos profundizando en cada uno de estos elementos con la intención de ofrecer una panorámica completa del rico género literario de la novela.

Géneros de la novela y sus características

Podemos clasificar la novela en muchos tipos, cerca de veinte e incluso más. Vamos a verlos uno a uno los más habituales.

la-novela-y-los-elementos-que-la-componen4

Novela de aventuras

Podemos considerarla como la tipología de novela más antigua. Ya las novelas griegas narraban aventuras.

Novelas de romance

Es el favorito por el público y el que más venta tiene. Habla fundamentalmente del amor y narra historias de sus personajes relacionadas con los sentimientos.

Novela fantástica

Se crean personajes fantasiosos o imaginarios que viven peripecias. Algunos personajes son creados por el propio autor mientras que otras veces se recurre a personajes fantásticos ya existentes.

Novela costumbrista

Está referida a ambientes concretos de la geografía y recoge personajes y costumbres típicos de esa región. En la actualidad este género literario apenas se trabaja, pero fue muy popular durante el siglo XIX.

Novela histórica

Se centra en un periodo y acontecimiento concretos. Aunque su narración se puede trata con distintos enfoques e incluir romances, costumbres y mezclas de otros géneros.

Novela de ciencia ficción

Tuvo su gran auge en el siglo XX pero también en la actualidad tiene mucho éxito. Es un género literario muy útil para la divulgación de temas científicos con ayuda de personajes caricaturescos.

Ir a Los mejores escritores de ciencia ficción de la historia

Novela policíaca

Trata historias de policías salidas de la imaginación de su autor. Suele confundirse con el suspense aunque no son la misma cosa. La trama se centra en resolver un crimen.

Novela de suspense

Es similar a la novela policíaca pero en el suspense añadimos un ingrediente muy atractivo y es que el lector sabe de antemano qué va a suceder a continuación. Stephen King es un ejemplo de este género tan bien escrito.

Novela negra

Es un género que nació en los años 30 en Norteamérica y, en ella se da protagonismo a personajes de ambientes marginales y de comportamiento poco éticos.

Novelas de espías

Puede haber crímenes, detectives y suspense, por lo que vuelven a agruparse aquí diferentes tipos de géneros. Este tipo tuvo su auge durante la guerra fría cuando las dos potencias, la Unión Soviética y Estados Unidos estaban enfrentadas y pendientes la una de la otra. James Bond, por ejemplo, es una saga de novela de espías.

Thriller

Mezcla intriga, crímenes oscuros, suspense y personajes con poder económico y político e influencias.

Conoce la mejor obra de Ken Follet:

Novela de terror

Tiene su origen en las leyendas y cuentan historias mágicas, donde aparecen demonios, personajes del submundo como espíritus y similares. Las más famosas son Drácula o Frankenstein.

Novelas de fondo bélico

Trata sobre los conflictos bélicos y suelen ser escritas por periodistas que han decidido pasarse a la novela.

Novela del Oeste

Narra aventuras del viejo Oeste americana, es decir, se delimita el espacio geográfico y también temporal pues está basado en los siglos XIX (finales) y XX.

Novela social

No es un género muy conocido. Tuvo su boom en los años 50 pero apenas alcanzó popularidad más allá. Trata sobre personajes anónimos o que no son relevantes.

Novela psicológica

Es un género muy poco cultivado, y tan solo algunos autores como Dostoievski o Sthendal han logrado llevar a cabo una literatura novelesca donde se analiza el alma humana.

Novela de tesis

Hay que reconocer que no es un género muy exitoso, pues lo que busca es demostrar alguna cuestión filosófica o de carácter especulativo y esto no atrae al lector.

Cómo escribir una novela paso a paso

la-novela-y-los-elementos-que-la-componen5

Puede ser que te consideres una persona muy creativa pero no consigas arrancar a escribir una novela, o que pienses que te gustaría mucho hacerlo pero no sepas ni siquiera por dónde comenzar. Se trata de que te sueltes y descubras que tú también eres capaz de crear una historia y de contarla. Pero es cierto que hay una serie de pasos que debemos respetar a la hora de escribir novela. Te enseñamos cómo escribir una novela paso a paso.

Genera una tormenta de ideas

En un principio, cualquier idea es bienvenida, así que deja volar tu imaginación y anota todas las ideas por locas que parezcan. Es fundamental que la idea te conquiste y que te apasione a la hora de escribir, porque si te aburre o se te hace pesada, fracasarás seguro.

No necesitas tener toda la historia en tu cabeza, esto vendrá después. Simplemente de tener una idea que sirva como la semilla de tu novela para luego ya ir desarrollándola. Parece sencillo pero sabemos que así en frío no lo es, así que te aclaramos que necesitas saber, antes que nada, de qué tema quieres escribir, es decir, no la historia ni la trama, sino el tema, por ejemplo, las consecuencias de ser madre soltera; las consecuencias de ser hija de una familia adinerada; las consecuencias de viajar al Tíbet; etc.

Cuando ya tengas el tema, elabora una nueva lista de ideas. En este caso, lo que buscamos es la perspectiva desde la cual abordarás tu tema. Por ejemplo, cuando hablamos del miedo a la muerte, podemos escribir desde el enfoque de un científico que estudia la vida después de la muerte; desde la visión de un enfermo a punto de morir; o del familiar de una persona que está falleciendo o acaba de morir.

La semilla de tu historia

Resume el concepto de tu historia en una extensión de entre 25 y 50 palabras. Este será el germen de tu novela. Para este paso necesitas tener al personaje principal, la meta o el objetivo que este perseguirá y los elementos en contra a los cuales se enfrentará. Simplemente un boceto, no tiene que estar muy desarrollado, aún no necesitas nombres ni más datos. Si acaso, la época.

Personajes principales

En toda novela habrá una pluralidad de personajes pero sin duda hay dos de ellos que son esenciales y debes tenerlos claros desde el comienzo: el protagonista y el antagonista. El protagonista será algo así como una metáfora de lo que queremos representar, defender o enaltecer. Además, el personaje tiene un pasado, una historia y una evolución a lo largo de la trama. El antagonista, exactamente igual.

Primera sinopsis

Pon en orden tus ideas escribiendo unas primeras líneas donde se presenta al protagonista en su vida cotidiana antes de que empiece la trama. Con apenas un par de líneas es suficiente. Y a continuación, tendrá lugar el detonante para que suceda la historia que contarás.

Luego la historia tendrá que experimentar un desarrollo, un clímax y finalmente un desenlace. Todos estos pueden aparecer en la sinopsis, aunque en la sinopsis puedes aplicar ideas que luego no necesariamente usarás.

Trama y subtramas

Está la trama principal, es decir, aquella en la que se sumerge el protagonista. Pero también se irán sucediendo a lo largo de la historia otras tramas secundarias. Aunque se trate de rellenar páginas, estas subtramas deben ser buenas y tener enganche para el lector, pues si no es así, abandonará su lectura.

Personajes menores

En las subtramas irán apareciendo otros personajes menores. Algunos podrán aparecer esporádicamente en uno o varios capítulos, o acompañar al protagonista y al antagonista en toda la novela. No son tan importantes ni tendrán tanto peso como el protagonista, pero sí son importantes para darle vida al relato.

La documentación

Escribas sobre lo que escribas, e incluso si aplicas fantasía, necesitas apoyarte en datos e investigar y contrastar fuentes. Podrás darle veracidad a la novela de esta manera o echarla por tierra incluso estando bien narrada. Recurre a fuentes fiables.

Puntos claves

Tiene que haber una escena de apertura, un detonante, una meta externa, unas reacciones, otra escena clave en la cual aparece el antagonista, la presentación de obstáculos; algunos puntos de giro para sorprender al lector; un clímax que atrape y acelere el corazón del lector; y un final. En algunos casos, hay un epílogo en el cual se aclaran algunos flecos sueltos que hayan quedado sin resolver.

Estructura

Elabora una ficha por cada escena para tener organizado todo y que tu historia siga un hilo conductor. Cada escena debe llevar un título, el momento en el cual ocurre, una descripción. En cuanto al número de escenas, dependerá de ti y de tu historia.

Punto de vista, tono y estilo

Ya lo dijimos al inicio de este apartado, debes escoger desde qué perspectiva contarás la historia. El tono también es importante, pues no será lo mismo que la historia la cuente el narrador o lo haga el personaje en primera o segunda persona y, en este caso, tendremos que atender a la edad, cultura, etc del personaje que habla.

Primer borrador

Ponte a escribir, y cuando lo hagas no mires atrás. Escribe siempre hacia delante, todo cuanto se te venga a la imaginación, tratando de seguir el hilo del relato y llegar al objetivo marcado. No te preocupes de lo que salga, porque después de este primer borrador, vendrán más borradores donde irás perfilando la novela. Siéntete libre.

Te puede interesar:

Vídeo de los elementos que componen la novela

69 respuestas a “La Novela y los elementos que la componen”

  1. jose daniel dice:

    esta genial muchas gracias

  2. Daniel Martinez dice:

    A lo que se refiere el autor cuando dice “algo indefinible” es, en términos simples, la conexión emocional que el escritor debe desarrollar entre el ò los personajes principales ò secundarios y el lector atravès de la narrativa. Si el lector no logra identificarse con los estos personajes y sus triunfos y fracasos, el escritor ha fallado en su propósito. Escritores contemporaneos tal como Gabriel Garcia Marquez, ò Isabel Allende dominan este aspecto, por eso es que sus obras se consideran clásicas.

  3. LUIS CONTRERAS dice:

    SALUDOS!
    INTERESANTE MATERIAL ILUSTRA CLARAMENTE A LOS NEÓFITOS INTERESADOS EN EL TEMA

  4. katty urdaneta dice:

    me sirvio de mucho gracias

  5. Marleny Mauricio rodas dice:

    Nwooow. Asi k pues gracias.. Me ayudó muchísimo esta página, para hacer tarea de teatro, sigan adelante muchas bendiciones… Feliz tarde