Escrito por

La Novela y los elementos que la componen

Dentro de la literatura podemos encontrar distintos movimientos literarios que se han dado a lo largo de los siglos y de la historia. Dependiendo de cuando se escribió una novela o libro, su estilo puede variar pero lo cierto es que pocas veces cambiar las partes en las que se divide o los elementos que la componen y que vamos a tratar a continuación. A continuación en Espaciolibros, La Novela y los elementos que la componen.

La novela y su definición

Dentro de la narrativa existen dos grandes géneros: el Cuento (relatos de corta extensión) y la Novela (relatos de larga extensión), así que vamos a ver ahora cuáles son las características principales de ambos géneros. Hoy empezaremos con la novela, abordando cada uno de los elementos principales que la componen.

Ante todo, deberíamos definir qué se entiende por una novela para comprender mejor sus elementos: relato en prosa que sucede a unos personajes, enmarcado en una época y ambiente determinados. Está considerada como uno de los géneros más tardíos, que no se estableció hasta la Edad Media y la aparición de la imprenta.

De esta definición es fácil extraer los elementos principales que componen toda novela.

Características de la novela

Las novelas son fruto de la imaginación del autor, pudiendo contener algún detalle o un contexto real pero, también pueden ser totalmente ficción. Es una historia donde, por mucha ficción que haya, se requiere de un punto de la realidad con la que sea más fácil verse identificado.

De esta forma, nos encontramos con un texto que suele ser complejo y amplio (mucho más desarrollado que un cuento en longitud), donde también se incluyen diferentes tiempos de acción y una gran variedad de personajes.

Una novela rica y bien escrita cuenta con unos personajes que tienen vida propia, que no sólo se les describe físicamente si no que uno puede llegar a interiorizar o imaginar cómo es el personaje psíquicamente, pudiendo sorprenderse de sus hazañas o comprender sus pesares. Éste es un elemento fundamental, ya que el cuidado que se le dé a los personajes permitirá o no que la historia o novela ofrezca mayor credibilidad al lector.

Una buena novela será aquella que resulte amena, que enganche al lector y la transmita la pasión por la lectura. No se requiere de un lenguaje técnico ni incomprensible, si no un lenguaje que a pesar de su sencillez sea elegante y lo suficientemente descriptivo para que envuelva al lector en el contexto y los personajes.

Partes que se compone una novela

Tema

Se entiende por tema el contenido de la historia que el autor ha creado y que plasma a lo largo de todo el libro. Es decir, el tema es el centro de la novela y alrededor de ella giran los demás elementos y partes de la misma. La elección de un tema puede llegar a resultar muy complejo, a veces funciona más como algo espontáneo o fluye por una inspiración pero encontrar el tema es el primer paso para poder desarrollar algo.

El diálogo no es más que la conversación que tienen acabo los personajes que aparecen en la obra. Un buen diálogo puede hacer que la obra resulte más amena y atractiva, a través de la cual también se consiga conocer más las características psíquicas o físicas de los personajes sin tener que incluir largos párrafos de descripciones, si no que uno se adentra en la mente de cada uno de ellos.

Narración

La narración es un elemento fundamental de la novela que ayuda a contextualizar absolutamente todo. Es decir, es la explicación que va ofreciendo al autor para que uno pueda ir adentrándose en ese mundo que ha creado para el lector, que uno pueda ponerse en situación, que pueda imaginarse un ambiente o ir formando parte de la historia.

Ambientación

Se entiende como ambientación los detalles y descripciones físicas que puede ofrecer el autor a través de sus descripciones y comentarios, lo que facilita que uno pueda imaginarse con todo lujo de detalles -poniendo también su imaginación en marcha- la localización donde se desarrolla toda la novela.

Elementos de la novela

Acción

Se entiende por acción la serie de sucesos que se desarrollan durante el relato. La acción suele construirse mediante la narración de un conflicto que se plantea, alcanza su punto crítico y finalmente se resuelve, a lo largo del relato.

La manera de conseguir dotar a una novela de una acción adecuada es cuidar el ritmo (la velocidad y cadencia con que suceden los hechos) y la coherencia (adecuación de los elementos de la acción evitando contradicciones en la trama).

La novela tiene una estructura narrativa que se basa en el planteamiento, nudo y desenlace. En el planteamiento de la historia se nos presentan los personajes, la situación, se comienza a vislumbrar la historia y el conflicto.

El nudo es la parte central, la más extensa, en la que se lleva a cabo la acción que se plantea en la primera parte. Es decir, en el inicio se plantea una situación y en el nudo se pasa a la acción, en vista de resolver la trama plantada.

novelas

La última fase es el desenlace, en el que la trama se resuelve de una forma u otra, normalmente en forma de clímax. En el desenlace, los personajes y las situaciones se suelen ver sometidos a cambios visibles debido a la intensidad de los hechos vividos a lo largo de la narración.

Dependiendo de la acción que se desarrolle en la novela podemos encontrar numerosos géneros. Desde la novela caballeresca a la de ciencia ficción, de la romántica a la de terror, de la de espionaje a la novela negra.

El tiempo en el que se desarolla la acción que estamos narrando es también importante ya que marcará el desarollo de la novela ya sea porque se trata de un tiempo lineal, en el que la historia se narra a través de sucesos que se desarrollan en un mismo tiempo (o época) o podemos también explicar nuestra historia con saltos de tiempo, o desarrollando acciones en el pasado, presente y futuro.

Caracteres  o personajes

Caracteres o personajes

Son los personajes que participan de los sucesos narrados. Suele hablarse de la caracterización de los personajes, refiriéndose a la capacidad del escritor de realizar una adecuada descripción física y emocional de éstos durante la narración. Una buena caracterización, capaz de dotar de vida propia a los personajes de una novela, es un punto fundamental a cuidar para dotar de realismo y de empatía con el lector a la novela.

Los personajes son uno de los pilares centrales sobre los que se construye una novela. Los personajes son los que viven e, incluso en ocasiones, los que narran los hechos que suceden en la novela, es decir, son el hilo conductor de la historia. Los personajes sufren una evolución a lo largo de la novela. Es decir, toda la acción, todo el argumento, provoca en ellos algún tipo de cambio o evolución.

Podemos encontrar diferentes tipos de personajes según su importancia en la historia. Por una parte están los personajes principales, que son sobre los que se sustenta la trama de la novela. Otros serían los personajes secundarios, aquellos que tienen menos importancia pero que, de una forma u otra, contribuyen a que la historia avance. En ocasiones, los secundarios pueden llegar a tener gran importancia en la historia, mientras que otras veces apenas aparecen en la narración.

personajes novela

Teniendo en cuenta sus intenciones o el lugar que ocupa dentro de la historia también podemos hablar de protagonista o antagonista. El protagonista sería el personaje en torno al cual se desarrolla la historia. Él es quien tiene el conflicto, es su historia la que se está contando. El protagonista suele tener unas características que le hagan agradable o interesante a la vista del lector (aunque no siempre sucede así, he ahí la figura del antihéroe) para crear empatía.

Sería, por así decirlo, el bueno de la historia. Por su parte, el antagonista es la parte contrapuesta, el que intenta que los planes del protagonista no salgan bien. Suele ser el creador del conflicto y normalmente también es un personaje pensado para crear reacciones negativas en el lector.

También hay otros tipos de personajes, como por ejemplo el ausente, que es aquel personaje que no aparece casi nunca (o nunca) pero que es el que realmente mueve las motivaciones del personaje. Asimismo, se puede hablar de personaje colectivo (cuando el protagonismo recae sobre un grupo de personas) o de comparsas (que sirven como meros elementos presenciales o descriptivos).

Marco Escénico

Marco Escénico

El marco escénico se refiere al ambiente físico y temporal en que se desarrolla la acción. En este apartado, cobran especial importancia el lenguaje descriptivo, que debe ser capaz de transportar la mente del lector al marco escénico de la novela, sin importar lo ajeno, disparatado o extraño que pueda resultar.

Una conjunción adecuada de estos tres elementos son garantía de una buena realización técnica literaria, aunque para alcanzar el grado de obra de arte se requiere de algo más, algo indefinible que escapa de toda clasificación.

En posteriores artículos iremos profundizando en cada uno de estos elementos con la intención de ofrecer una panorámica completa del rico género literario de la novela.

Vídeo de los elementos que componen la novela

Espaciolibros.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos