Resumen de Los santos inocentes de Miguel Delibes (Aragón) – Selectividad 2020

A través de ‘Los Santos Inocentes’, su escritor, Miguel Delibes, nos empezaba a mostrar la imagen de la España más rural, aunque quizá de un modo ciertamente idealizante. Pero, a la vez, llevaba a cabo una denuncia social que pronto caló en el resto de los autores de la conocida como Generación del 98, entre […]

A través de ‘Los Santos Inocentes’, su escritor, Miguel Delibes, nos empezaba a mostrar la imagen de la España más rural, aunque quizá de un modo ciertamente idealizante. Pero, a la vez, llevaba a cabo una denuncia social que pronto caló en el resto de los autores de la conocida como Generación del 98, entre los que no solo se encontraba el propio Unamuno, sino Maeztu, Baroja y Azorín, entre muchos otros.

Los santos inocentes de Miguel Delibes

Originalmente publicada en el año 1981, lo cierto es que el germen de la obra ‘Los Santos Inocentes’ debemos situarla mucho tiempo atrás, concretamente en el año 1964, cuando su autor elaboró un cuento titulado bajo el nombre de ‘La Milana’, precisamente concidiendo con el año en el que la dictadura franquista -aún vigente- celebraba sus 25 años de “paz”, y mientras la propia Iglesia Católica se ponía al día con el Concilio Vaticano II.

Por este motivo, ‘Los Santos Inocentes’ es una obra que se encuentra ambientada en los años sesenta del siglo pasado, en el contexto del latifundio meridional español, en el que su autor denuncia la hiriente situación de injusticia social que existe en esos momentos, donde los propietarios de las tierras abusan de sus trabajadores.

Para ello, expone la historia de Azarías y su familia, que sirve para mostrar la cara más oculta del desarrollismo económico de todo ese período, en el que precisamente cuestionaba el mito franquista de esos “25 años de paz”, dado que “sin justicia no podía existir una paz auténtica, verdadera”.

De hecho, como opinan muchos expertos (y también algún que otro crítico), la desigualdad que se observa y relata en la obra, y que se da entre las diferentes escalas o clases sociales existentes por aquel entonces, nos retrotrae a situaciones propias de la Edad Media, donde no existen los derechos, sino más bien abusos y un sin fin de privilegios que únicamente pueden disfrutar unos pocos. Así, el sistema considera a los seres humanos como auténticos siervos, en lugar de ciudadanos con pleno derecho.

Delibes nos muestra a la familia de Paco, mientras Nieves ve frustrado su derecho a la educación para terminar entrando en el servicio doméstico de la casa del señor Don Pedro, el Périto. Por otro lado, la Niña chica carece de cualquier tipo se subdicio o asistencia, y el viejo Azarías acaba siendo expulsado como si de un perro sarnoso se tratada del cortijo de “La Jara”.

Observamos a las clases altas, que se encuentran representadas en la figura de la familia de la marquesa, y su odiado hijo Iván, que aparecen como propietarios de la tierra y de cada una de las personas que la habitan y la trabajan. Se aferran a sus privilegios puramente aristocráticos, mostrándose ajenas a la evolución de la historia. De hecho, en el propio Iván se percibe la soberbia característica de las élites triunfadoras de la guerra civil, donde las cacerías se convierten en auténticos rituales de confraternización y la ocasión perfecta de cerrar negocios y de renovar sus convicciones políticas.

España Rural

De esta manera, Delibes, a través de su obra, denuncia actitudes propias de la corrupción moral de las élites, que por aquel entonces sostenían el orden social del sistema franquista: injusticia, clasismo, hipocresía, falta de humanidad e insolidaridad.

En cualquier caso, fundamentalmente son tres los personajes que destacan en toda la obra:

  • Azarías. Protagonista de la novela. Es un pobre infeliz cuya vida inspiran la ternura en el lector. Y aunque posee sentimientos humanos, como la ternura o el miedo, también abundan en él las características esenciales propias de la marginación.
  • Paco, el Bajo. Es uno de los personajes más humillados en la novela. Participa en acciones básicas de la intriga, y se convierte en el paradigma del modo de vida de los sirvientes del cortijo, donde la sumisión destaca por encima de todo. Eso sí, también es bondadoso y entrañable, y siente pasión por la caza, que comparte con el señorito Ivan.
  • El señorito Ivan. Se caracteriza por ser el antagonista de los personajes humildes, un auténtico ‘hijo de papá’, confluyendo en él rasgos tan negativos como el egoísmo, la mentalidad feudal… y además es un muy caprichoso, cínico y vanidoso.

No obstante, más allá de la denuncia social, esta obra contiene una fábula moral sobre la justicia y la injusticia, la dignidad y la propia corrupción moral, la inocencia y la maldad. Y el autor afronta todos estos temas desde la perspectiva de un cristianismo mucho más tolerante y abierto.

Y si deseas descubrir más, te animamos a leer acerca de los diferentes Movimientos Literarios que han existido a lo largo de la historia.

Resumen de Los santos inocentes de Miguel Delibes (Aragón) – Selectividad 2020
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar