10 leyendas cortas y educativas para niños

Espaciolibros.com

10 leyendas cortas y educativas para niños. Leer leyendas  de todo el mundo que aportan sabiduría con los niños los expone a bellas ideas y les abre camino a la reflexión sobre los valores a cultivar en la vida, les enseña a poner en perspectiva su punto de vista y a escuchar el de los demás.

Las tres verdades del canario (leyenda india)
Leyendas cortas y educativas para ninos 10

Un zapatero atrapó un pequeño pájaro amarillo, un canario. Iba a matarlo para cocerlo porque lo desgarraban los gritos de su cuerpo a pesar de la exigua pesca, cuando el pajarito le habló:

– Mírame ! Mira ! Soy pequeñito y flaco. Harás un trabajo corto de mí. Salva mi vida y te revelaré tres verdades que te serán útiles mañana y durante toda tu vida.

En aquella época, en aquellos tiempos remotos, los hombres y los animales terrestres se entendían y conversaban cuando la necesidad se convertía en ley.

– ¿Cómo te creeré? respondió el cazador. ¡Es solo una artimaña, una mentira desvergonzada de tu parte, para salvar tu vida!

– No no ! juró el pájaro. Te lo aseguro ! Te diré la primera verdad cuando todavía esté en tu mano; la segunda una vez posado en tu hombro y siempre puedes atraparme fácilmente; y la tercera tan pronto como esté allá arriba en la rama, en el árbol, siempre a tu alcance.

El cazador juzgó justo el trato.

– Está bien, déjame escuchar la primera verdad.

– Si pierdes algo, le dijo el canario, nunca debes arrepentirte, porque la vida debe seguir adelante, y no dejarse lastrar por el pasado. Que el mañana no sea rehén del ayer, porque vivir en el pasado, ser nostálgico, es olvidar el presente y cerrar las puertas al futuro… Vivir es vivir en el momento presente.

El cazador reflexionó y descubrió que era una verdad muy hermosa. Cuanta gente sigue repitiendo el pasado “¡antes era mejor!”. Y él era uno de ellos…

Así que cumplió su palabra y dejó que el pájaro volara hacia el árbol cercano.

“Si alguien te dice algo absurdo o inverosímil”, le gritó el canario, “niégate siempre a creerlo, a menos que te den pruebas claras de ello. Confía pero compruébalo por ti mismo y multiplica tus fuentes.

El cazador asintió con fuerza porque cuántos de sus compañeros ya no se toman el tiempo de refutar, verificar, argumentar y dejar de vivir “resumen de la verdad”…

Con eso, el pájaro voló fuera de su alcance y comenzó a reírse, reírse y burlarse del cazador.

– ¡Qué tonto eres y qué bien te tengo! Has de saber que hay dos diamantes en mi corazón, cada uno de los cuales pesa más de cincuenta gramos. No sólo si me matabas, eran tuyos… serías rico, y además te habrías divertido deleitándote con mi carne tierna y fragante… ¡Pero me dejaste ir!

Loco de rabia, el cazador se tiró de los cabellos, arrepintiéndose de no haber matado al pájaro. Entonces le dijo al canario:

– ¡Lo sabía, lo sabía! Ya ves, la vida es sólo una mentira. ¡Pero al menos tienes tu vida salvada, a cambio, revélame al menos la tercera verdad!

– ¿Para qué, respondió el canario, ya que sólo eres un idiota que no pone en práctica lo que acabamos de decir? Te dije que nunca te arrepientas de nada, y ya te arrepientes de tu gesto de liberarme. Te dije que no creyeras cosas inverosímiles, y tú creíste que un pajarito como yo, que no pesa más de quince gramos en tu mano, podría contener dos diamantes de cincuenta gramos. ¡Pobre idiota!

Pero he aquí la tercera verdad que os concierne más que cualquier otra y que concierne a todos vuestros semejantes: la avaricia, los celos ciegan el corazón de los hombres y por ellos sois todos engañados.

Con estas hermosas palabras, el canario voló para siempre…

El poderoso señor (leyenda mexicana)

Leyendas cortas y educativas para ninos 9

Un señor poderoso y extremadamente rico y un campesino pobre tenían cada uno un hijo. El poderoso señor subió con su hijo a la cima de una montaña, le mostró con orgullo el paisaje de abajo y le dijo con entusiasmo:

“¡Mira, hijo mío! ¡Un día, todo esto será tuyo, el día de tu sucesión!

El hijo sintió entonces una gran exaltación, una embriaguez de poder, una intensa alegría. Pero mientras descendía lentamente de la montaña, su alegría se vio perturbada por pensamientos de miedos, temores: ¿y si mañana su padre cambiara de opinión? ¿Qué pasaría si los intrigantes tomaran el poder? ¿Y si desaparecía al día siguiente sin que él hubiera tenido tiempo de pasarle el cargo a ella? y si… ?

El pobre campesino subió con su hijo al otro lado de la misma montaña, a la misma hora; le mostró el mismo paisaje y le dijo cariñosamente:

“¡Mira, hijo mío! Mira!

El hijo se quedó allí, atento a los sonidos, a los olores, a los colores, a las imágenes, y se sumergió en la majestuosidad del mundo, con el corazón lleno de alegría…

El tarro estropeado (leyenda india)

Leyendas cortas y educativas para ninos 8

Un aguador indio llevaba dos grandes cántaros en los extremos de su tablón. Una de las tinajas se resquebrajó y perdió casi la mitad de su preciado contenido en cada viaje, mientras que la otra conservó toda su agua de manantial hasta llegar a la casa del amo.

Esta situación duró dos años. Dos años durante los cuales el aguador entregó sólo un cántaro y medio de agua, cada día, a su patrón. Por supuesto, el frasco impecable estaba orgulloso de su desempeño: logró cumplir su función de principio a fin sin fallar. Pero la vasija dañada se avergonzaba de su imperfección. Y se sintió desmoralizada porque solo podía cumplir la mitad de su tarea.

Al cabo de estos dos años, y al considerarse un completo fracaso, la tinaja averiada le dijo al aguador, un día que la llenaba en la fuente:

“Me siento culpable y por favor perdóname…

– Por qué ? preguntó el aguador. ¿De qué te avergüenzas?

“Durante dos años, solo he podido llevar la mitad de mi carga a nuestro amo debido a esta brecha, que está filtrando el agua. Por mi culpa, a pesar de todos tus esfuerzos, solo entregas a nuestro amo la mitad del agua provista. No obtienes pleno reconocimiento por tus esfuerzos”, le explicó el frasco dañado.

Conmovido por esta confesión y lleno de compasión por la tinaja, el aguador respondió: “Voy a preguntarte algo. Más tarde, cuando emprendamos el camino de regreso a la casa del maestro, quiero que observes las flores que crecen a un lado del camino…”

A medida que el aguador avanzaba por el cerro, la vieja tinaja pudo ver el borde del camino cubierto de flores bañadas por la luz del sol. En su momento, estas le pusieron un bálsamo al corazón. Pero al final del viaje, la tristeza volvió a apoderarse de ella: ¡la tinaja había vuelto a perder la mitad del agua!

Entonces el aguador le dijo a la tinaja: «¿No notaste que todas estas hermosas flores están creciendo en tu lado del camino, mientras que casi ninguna se ve en el lado del jarrón en buen estado? »

“Siempre supe que estabas perdiendo agua y lo aproveché. Planté semillas en tu lado del camino. Y cada día los rociabas con tu precioso contenido. Gracias a ti pude durante estos dos años recoger magníficas flores que decoraban la mesa del maestro. Sin ti, nunca hubiera encontrado flores tan frescas, elegantes y coloridas. »

Así fue como la vasija estropeada aprendió, que también ella aportaba su parte de felicidad en la vida.

La leyenda del colibrí (leyenda india)

Leyendas cortas y educativas para ninos 7

La leyenda del colibrí es una historia de origen indígena americano que invita a todos a participar. ¡Nada dice que una de nuestras acciones no pueda cambiar nuestras vidas!

Un día, dice la leyenda, hubo un gran incendio forestal. Todos los animales observaron el desastre, aterrorizados e impotentes. Solo el pequeño colibrí estaba ocupado, trayendo unas gotas de agua en su pico para tirarlas al fuego. Después de un rato, los otros animales, molestos por sus acciones irrisorias, le dijeron: “¡Colibri, estás loco! ¿Crees que con estas gotas de agua vas a apagar el fuego?

«No, pero estoy haciendo mi parte» repitió el pequeño colibrí a los otros animales incrédulos. ¿Y si todos hicieran lo mismo?

Los dos lobos (leyenda quechua)

Leyendas cortas y educativas para ninos 6

Un indio anciano le explica a su nieto que cada uno de nosotros tiene dos lobos dentro de él que están enzarzados en una terrible pelea. El primer lobo representa alegría, paz, amor, esperanza, humildad, empatía y bondad. El segundo lobo representa el miedo, los celos, la arrogancia, los sentimientos de inferioridad y superioridad y el odio.

«¿Cuál de los dos lobos gana?» luego le pregunta al niño.

“Al que alimentamos”, responde el abuelo.

En todas las situaciones, podemos hacernos esta pregunta: ¿A cuál de los dos lobos elijo alimentar?

Alimentamos al primer lobo siempre que la energía que nos motiva es embellecer nuestra vida y la de los demás: “Elijo… porque quiero…”.

La rana sorda (leyenda europea)

Leyendas cortas y educativas para ninos 5

Un grupo de ranas decidió organizar una carrera. El desafío era ser el primero en llegar a la cima de una torre muy alta.

Tan pronto como la noticia de la carrera se difundió por el pueblo, muchas ranas curiosas se reunieron para ver y apoyar a los competidores.

Llenos de coraje y motivación, los candidatos se colocaron en la línea de salida y comenzaron a escalar.

Pero muy rápidamente, las ranas en la audiencia comenzaron a hacer comentarios negativos y desalentadores: «¡Nunca lo lograrán!», «¡Son demasiado lentas!»

Después de unos minutos, algunas ranas corriendo se sintieron desmotivadas y se dieron por vencidas. Aquellas que perseveraron finalmente sucumbieron a la fatiga.

Si bien solo quedaban unas pocas ranas en la carrera, los comentarios de las ranas espectadoras se reanudaron con renovado vigor: «¡Quiénes se creen que son, si fuera posible, ya lo hubiéramos hecho!» algunas dijeron. “¡Nunca habíamos visto tanta estupidez, las ranas no están hechas para trepar!” dijeron otras.

Con el tiempo, las últimas competidoras se rindieron por desánimo.

Todas. Excepto una.

Esta última rana trepaba lenta, implacablemente, mientras a su alrededor los comentarios se volvían cada vez más negativos: «¡Baja, no lo lograrás!». «. » Eres ridícula ! «.

Sin embargo, la ranita siguió avanzando, lenta pero segura, sin desfallecer.

Tras un último esfuerzo, acaba llegando a la cumbre. Todas las otras ranas corrieron a su alrededor para descubrir cómo había logrado lograr lo que nadie en el mundo había logrado antes. Una de ellos se acercó para pedirle su receta.

Fue entonces cuando descubrió que el pequeño campeón era sordo…

Los 6 ciegos (leyenda europea)

Leyendas cortas y educativas para ninos 4

Un día, un rey  decidió reunir a todos los eruditos de su reino para explicarle la verdad de la vida y decirle el significado de la existencia. Los eruditos llegaron uno a uno al palacio, se instalaron en un gran salón con sus libros, sus papeles, sus portaplumas. A la pregunta del rey: «¿Cuál es la verdad de la vida?» todos respondieron:

«Yo sé la verdad. Escúchame, te lo explicaré.

Pero inmediatamente hubo otro erudito que exclamó:

– Un instante ! todo esto es mentira. Yo, sé la verdad. Y te digo que…

Entonces otro erudito exigió silencio, porque podía responder a la pregunta del rey. Pero nadie lo dejó hablar. De hecho, todos gritaban:

– ¡Sé lo que es verdad y todo lo demás es mentira!

Pronto se redujeron a insultos, y luego cada uno trató de golpear a su vecino en la cabeza con sus libros de sabiduría. En el gran salón del palacio reinaba un hermoso tumulto. Al principio el rey se sorprendió, luego se divirtió. Finalmente, fue a buscar a su ministro y le dijo:

– Ve a la ciudad, reúne a todos los ciegos que encuentres allí y tráelos aquí.

Así lo hizo el ministro y luego trajo un grupo de ciegos. Entonces el rey pidió que trajeran un elefante. Cuando la bestia se paró frente a los ciegos, sus manos fueron guiadas hacia el animal y el rey les preguntó: “Dime qué es un elefante. «.

El primero dice: “Yo sé la verdad. Un elefante es una serpiente grande, muy fuerte y muy musculosa. »

Otro gritó de inmediato: “¡Espera un minuto! todo esto es una mentira. Es un tronco de árbol sólido y áspero».

El tercero exigió silencio, diciendo que era una cuerda delgada y suave.

Otro los llamó ignorantes y dijo con aire de suficiencia: «Un elefante es una vela cálida y gruesa». »

Pero para nada dice un quinto: “El elefante es un palo frío y liso. »

Cuando le dieron la palabra al último, juró por todos los dioses que un elefante era un gran muro palpitante.

Y los eruditos fueron testigos de esta asombrosa escena: los ciegos de nacimiento discutían, cada uno acusaba a los demás de mentir y todos afirmaban que solo ellos sabían toda la verdad sobre el elefante.

Entonces el rey les dijo: “¡Todos ustedes han dicho la verdad! Pero cada uno de ustedes solo tiene una parte de la verdad. Sí, mi elefante está hecho de una pared palpitante, es su vientre. Tiene cuatro troncos de árboles fuertes y toscos, estas son sus patas. La cuerda delgada y suave es su cola. Tiene dos grandes velos cálidos y espesos, estos son sus oídos. Tiene dos palos fríos y suaves, estos son sus colmillos de marfil. ¡La serpiente grande, muy fuerte y muy musculosa es su trompa! ¡Es todo lo que un elefante y mucho más además! »

Y el rey los despidió a todos.

El sastrecillo (leyenda europea)

Leyendas cortas y educativas para ninos 3

En un país lejos de aquí vivía un sastrecillo, un chico simpático y muy trabajador. Su vida estaba hecha de hábitos y todos los días eran iguales. Un día, se llenó de valor y decidió cambiar sus hábitos. Luego preparó una buena merienda, algo que nunca antes se había permitido ya que vivía de pan seco y agua. Eligió poner mermelada en una buena rebanada de pan fresco y crujiente. Fue entonces cuando las moscas rodearon la tostada y comenzaron a agruparse en la mermelada.

Exasperado, el pequeño sastre tomó un matamoscas y aplastó una cantidad considerable.
“¡Siete a la vez! Para un primer intento, ¡tiene mucho éxito!”, exclamó, encantado y sorprendido al mismo tiempo.

Estaba tan feliz con su éxito que comenzó a gritar: «¡Siete a la vez!»  por toda la ciudad.
Rápidamente, se corrió la voz de que el pequeño sastre había derrotado sin ayuda a siete villanos que lo atacaban de un solo golpe.

Cuando el rumor llegó a oídos del rey, inmediatamente lo convocó a palacio:

“Nuestra ciudad está amenazada por un gigante feroz. ¡Solo tú, que por la pura fuerza de tus brazos derrotaste a siete malhechores a la vez, puedes salvarnos! Y el soberano real añadió en forma de amenaza: “¡Si lo logras, te casarás con mi hija, si no, acabarás con tu vida en la cárcel!”.
El sastre no se atrevió a establecer la verdad y se vio obligado a enfrentarse al gigante. Para llevar a cabo su misión, buscó un arma en su casa, pero, siendo muy pobre, lo único que encontró fue un trozo de queso y un pajarito en su jaula. Se las metió delicadamente en el bolsillo y resolvió desafiar al gigante.

Cuando el gran gigante vio a este diminuto sastre, decidió asustarlo. Agarró una enorme roca y, con una mano, la hizo añicos. Sin dejarse impresionar, el valiente sastrecillo fingió levantar una piedra como el gigante, pero agarró el queso de su bolsillo y lo apretó para que saliera la leche.
El gigante no podía creerlo: ¡un sastre tan pequeño capaz de reducir una piedra a papilla líquida!

Molesto, tomó una piedra aún más grande que la anterior y la arrojó tan alto y tan fuerte que cayó al suelo con un trueno.

Una vez más, el pequeño sastre no quedó impresionado. Le dijo al gigante: “Lo haré mejor que tú. ¡Lanzaré una piedra tan alto en el cielo que no se caerá!”

¡Luego fingió recoger una piedra pero, en cambio, arrojó al pajarito que voló lo más lejos posible, fortalecido por su libertad recuperada!. Esta vez, el gigante estaba completamente aterrorizado y huyó con largas piernas de este maldito país. El sastrecillo valiente se presentó victorioso ante el rey que cumplió su promesa. Así es como un pequeño sastre se convirtió en un gran príncipe.

El anciano sabio (leyenda antigua)

Leyendas cortas y educativas para ninos 2

Érase una vez un anciano muy sabio, sentado a la puerta de una ciudad. Un joven visitante, extraño en esta ciudad, se le acercó y le hizo esta pregunta: “Yo no soy de aquí, vengo de lejos; dime, viejo, ¿cómo es la gente de este pueblo?

En lugar de responderle, el anciano se dirigió a él haciéndole una pregunta: “Y en el pueblo de donde vienes, ¿cómo eran los habitantes entonces?”

El joven respondió de inmediato, lleno de ira y resentimiento: “¡Eran sin excepción egoístas y malvados, tacaños y odiosos, tanto que ya no podía soportar a ninguno de ellos, ni de cerca ni de lejos! Por eso preferí irme y estoy buscando un nuevo lugar para establecerme”.
El anciano muy sabio respondió con pesar: “¡Ah, mi pobre amigo! Te aconsejo que sigas adelante: ¡la gente aquí es tan mala y tan egoísta como el lugar de donde vienes!

Un poco más tarde en el día, otro joven se acercó al mismo anciano: “Hola, querido anciano a quien saludo y respeto. Acabo de llegar a estos lugares y me gustaría saber más de sus habitantes; Dime, ¿cómo es la gente que vive en este pueblo?

En lugar de responderle, el anciano se dirigió a él haciéndole una pregunta: “Y en el pueblo de donde vienes, ¿cómo eran los habitantes entonces?”

El joven respondió con una gran sonrisa: “¡Oh, fueron honestos, buenos y generosos! Solo tenía amigos en mi ciudad natal y fue con tristeza que tuve que dejarlos”.

El anciano muy sabio respondió con alegría: “¡Ah, mi querido amigo! También aquí encontrarás solo personas honestas, buenas y generosas. »

Un mercader que descansaba no lejos de allí y que había oído todo se dirigió al sabio anciano en estos términos: “¿Cómo es posible, oh anciano a quien tomé por sabio, dar, a la misma pregunta, dos respuestas diametralmente opuestas?

“Hijo mío, dijo el anciano con picardía, cada uno de nosotros lleva su propio mundo en el corazón y lo encontrará en todas partes. Abre tu corazón y tu perspectiva sobre los demás y sobre el universo cambiará”.

El padre, el hijo y su burro (leyenda mexicana)

Leyendas cortas y educativas para ninos 1

Nasreddine, el tonto que era sabio, dijo una vez a su hijo, entonces de doce años:

“Mañana me acompañarás al mercado».

Temprano a la mañana siguiente, salieron juntos de la casa. Nasreddine montó en el lomo de su burro, su hijo caminaba junto a ellos. A la entrada de la plaza del mercado, un grupo de hombres sentados al costado del camino se rió de Nasreddine y su hijo:

– ¡Mira a este hombre, no tiene piedad! Está cómodamente sentado a lomos de su burro y deja que su hijo pequeño camine a pie.

Entonces Nasreddine le dijo a su hijo:

– «¿Escuchaste bien? ¡Mañana me acompañarás de nuevo al mercado!»

El segundo día, Nasreddine y su hijo hicieron lo contrario que el día anterior: fue el hijo quien montó en el lomo del burro y Nasreddine caminó junto a ellos. A la entrada de la plaza, allí estaban los hombres, quienes todavía encontraron algo de qué quejarse:

– Mira a este niño, no tiene educación, no tiene respeto por sus padres. ¡Se sienta tranquilamente a lomos del burro, mientras su padre, el pobre anciano, tiene que caminar!

Nasreddin le dijo a su hijo:

– «¿Escuchaste bien? ¡Mañana me acompañarás de nuevo al mercado!»

Al tercer día, Nasreddine y su hijo salieron de la casa a pie, tirando del burro detrás de ellos, y así llegaron al mercado. Los mismos hombres estaban siempre en el mismo lugar y no dejaban de derramar su torrente de críticas:

– «Mira estos dos idiotas, tienen un burro y ni siquiera lo aprovechan. Andan a pie sin saber que el burro está hecho para llevar hombres.»

Nasreddin le dijo a su hijo:

–» ¿Escuchaste bien? ¡Mañana me acompañarás de nuevo al mercado!»

Al cuarto día, cuando Nasreddine y su hijo salieron de casa para ir al mercado. Ambos estaban sentados en el lomo del burro. A la entrada del mercado, los hombres fueron fieles a su puesto:

– «¡Mira a estos dos, no tienen piedad de este pobre animal!»

Nasreddin le dijo a su hijo:

– «¿Escuchaste bien? ¡Mañana me acompañarás de nuevo al mercado!»

Al quinto día, Nasreddine y su hijo llegaron al mercado con el burro en hombros. Los hombres no pudieron evitar estallar en carcajadas:

– Mira a estos dos locos, hay que encerrarlos. Son los que llevan el burro en lugar de montarlo sobre su lomo.

Y Nasreddin dijo a su hijo;

– ¿Escuchaste bien? Hagas lo que hagas en tu vida, la gente siempre encontrará fallas y críticas.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar