Texto expositivo: definición, características, ejemplos y ejercicios

Si necesitas conocer todo sobre el texto expositivo, en este artículo te vamos a describir de forma sencilla y accesible qué es, cuáles son sus características, ejemplos y ejercicios para que lo puedas poner en práctica. Comencemos recordando que hay distintos tipos de textos: argumentativo, descriptivo, narrativo y expositivo. Texto expositivo: definición Un texto expositivo […]

Si necesitas conocer todo sobre el texto expositivo, en este artículo te vamos a describir de forma sencilla y accesible qué es, cuáles son sus características, ejemplos y ejercicios para que lo puedas poner en práctica. Comencemos recordando que hay distintos tipos de textos: argumentativo, descriptivo, narrativo y expositivo.

Los distintos tipos de texto texto descriptivo y texto expositivo

Texto expositivo: definición

Un texto expositivo es aquel que expone, que presenta o expresa hechos, conceptos o ideas de forma objetiva. Dicho de otra manera, el texto expositivo es aquel que informa. Por tanto, a diferencia de otro tipo de textos, en el expositivo se busca la objetividad y se omiten los sentimientos, las opiniones o los pensamientos subjetivos del autor.

Texto expositivo: Características

Una de las características principales de texto expositivo, que ya hemos mencionado anteriormente, es la objetividad. A ésta se le suma la relevancia e importancia de comunicar datos específicos para los oyentes que les permitan comprender o conectar con el emisor. Para evitar las interpretaciones y dobles sentidos se utiliza un léxico denotativo.

Generalmente, a la hora de redactarlo o de exponerlo en voz alta se suele hablar en tercera persona. De esta manera, verás que resulta mucho más fácil generar la sensación de que se trata de un texto objetivo. A su vez, se suele utilizar el presente intemporal del modo indicativo (lo que quiere decir que son verbos que valen para todo el espacio tiempo «la Tierra gira alrededor del sol»), al igual que se suele utilizar el imperfecto para la descripción de los procesos.

El público al que suele ir dirigido este tipo de texto es amplísimo:

  • Por una parte, nos podemos encontrar con textos que están creados para un público entendido y especializado en la materia, como puede ser una conferencia o un manual, y es entonces cuando hablamos de un texto expositivo de tipo especializado. Una de las características de este tipo de texto es que aquí concretamente se utiliza un lenguaje y vocabulario especializado, como puede ocurrir en el ámbito jurídico o científico.
  • Por otra parte, también nos encontramos el texto expositivo dentro de un marco en el que el público desconoce de lo que se habla e intentan exponerse los conceptos, y el mejor ejemplo es cómo un profesor imparte una materia a sus alumnos. Éste es el texto expositivo de tipo divulgativo, muy utilizado en un ambiente académico, tanto por el profesor que imparte la clase como por los libros que se usan en clase.

El texto expositivo no requiere de una extensión mínima, ni tampoco tiene máxima. En función de la temática que vayas a abordar puedes escribir pocas líneas o crear un documento de varias páginas.

Algunas herramientas o recursos que pueden ayudar a crear un buen texto expositivo son las descripciones (textos descriptivos tal y como los explicamos anteriormente), las definiciones (ayudan a aclarar conceptos de forma precisa), las comparaciones (pueden servir para aclarar ideas difíciles de definir) y los ejemplos, de los que no se debe abusar, pero que en momentos puntuales del  pueden aportar una mayor claridad a la exposición.

No hay una estructura del texto expositivo que sea cerrada o específica del mismo, cada creador puede hacer la suya propia. Dicho esto, lo más común es que uno comience por realizar una introducción del tema a tratar, que continúe por hacer un desarrollo del tema en el que exponga de forma clara y concreta todos los conceptos e ideas fundamentales de su ponencia, para terminar concluyendo con un resumen de los aspectos más importantes, para incidir en ello. Eso sí, ésta última parte es concisa, solo es un pequeño apartado para finalizar y concluir con lo más destacado de la exposición.

La forma de organizar el texto expositivo también va a variar según el autor. Algunas propuestas que os pueden resultar útiles para cuando tengáis que crear vuestro propio texto son:

  • Deductiva: estos textos parten de una idea general para llegar a lo específico de la exposición.
  • Inductiva: es el caso contrario al anterior, pues se parte de lo concreto para poder llegar a lo general y ofrecer una mirada más amplia de la temática.
  • Lógica: el texto se organiza de tal manera en la que puedes ver la causa y el efecto, las razones y las consecuencias o la premisa y conclusiones.
  • Cronológica
  • Problema-solución: la exposición de un problema, con las causas y sus consecuencias.
  • Procedimental: el mejor ejemplo, una receta.

Texto expositivo: Ejemplos

Texto expositivo farmacológico. Tan sencillo como verlo en un prospecto, aquí el del Apiretal:

4. Posibles efectos adversos

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

Las reacciones adversas del paracetamol son, por lo general, raras (hasta 1 de cada 1.000 pacientes) o muy raras (hasta 1 de cada 10.000 pacientes). Muy raramente puede dañar el hígado a dosis altas o tratamientos prolongados. Se han notificado muy raramente casos de reacciones graves en la piel. También muy raramente puede haber alteraciones en la sangre como neutropenia o leucopenia. 

Texto expositivo jurídico. Uno de los ejemplos que tenemos a mano es la Constitución Española:

Artículo 1

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

Texto expositivo académico. Un ejemplo es este artículo, en el que hablamos objetivamente de lo que es el texto expositivo, definiendo y explicando en qué consiste.

Texto expositivo: Ejercicios

Lee este fragmento de Azorín:

“La meditación se ha perdido en el mundo moderno; sólo la conservan el religioso y el artista. La meditación se ha perdido entre los expresos, los automóviles, los aviones, la radio, el teléfono…

Sin embargo, todos esos medios facilitan la vida; la facilidad de la vida, ahorra energías
humanas; con más energías a su disposición, con más sosiego, con más tiempo libre de esfuerzos, el
hombre podría meditar más…”

  1. Titula el texto
  2. De cada párrafo saca una idea principal
  3. Cuál es el tema principal del texto
  4. ¿Por qué se trata de un texto expositivo? Si no lo es, ¿cuáles son las razones? Enumera.

También te puede interesar