Escrito por Tendenzias

El mar que nos trajo, de Griselda Gambaro

El mar que nos trajo, eje de la producción literaria de la escritora argentina, Griselda Gambaro, narra una gran historia paralela de abandonos, de pérdidas, de sufrimientos y desilusiones, entre Italia y Argentina, durante los años 1889-1939.

 

 

“En el verano del `89, se produjeron dos acontecimientos importantes en la vida de Agostino…”. Así se inicia la historia de El mar que nos trajo, en la cual Agostino, un muchacho de diecinueve años parte desde Génova, Italia hacia Buenos Aires. Contento con la posibilidad de conocer el mundo firma el contrato como marinero y antes de marcharse se casa con Adele. Cuando llega a Buenos Aires, lo invitan a cenar a la casa de unos parientes de un compañero y allí conoce a Luisa, una muchacha delgada, de rasgos finos y de cabellos castaños. Él se siente atraído hacia ella y al día siguiente va a buscarla: esa misma noche, ellos se encuentran y comienza una historia de amor. Unas semanas más tarde, Luisa se da cuenta de que está embarazada. Agostino se hace cargo, pero la suerte le juega una mala pasada ya que a los cuatro años de ser el padre de Natalia, la hija que tuvo con Luisa, los hermanos de Adele lo van a buscar a Buenos Aires. Sin avisarle a nadie se lo llevan a Italia. Luisa lo espera durante algunos días hasta que se desespera y comienza a buscarlo en bares, en el puerto, en la comisaría, hasta que finalmente se entera de que Agostino se había marchado. A partir de ese momento, el sentimiento que la acongoja a Luisa es el del abandono.
 
Mientras tanto, en Italia, Agostino se encuentra con Adele, que lo perdona y aunque al poco tiempo le da un hijo llamado Giovanni, no lo hace feliz: a Agostino le remordía la conciencia haber dejado a Luisa y a Natalia. Como consecuencia y en tono de protesta coloca el retrato de Natalia, sobre la repisa de la chimenea y les dice a los familiares de su esposa que la niña de la foto es su hija… A partir de aquí, comienza un relato conmovedor, en el cual Agostino le dice a Giovanni que Natalia es su hermana y que la busque. El muchacho obedece a su padre y viaja hacia Buenos Aires en donde la encuentra y le cuenta sobre Agostino y también historias de mar que hacen renacer en Natalia y en sus hermanas, esperanzas, sueños y un poco de felicidad. Con un desenlace marcado por la llegada de la muerte cronológica de algunos personajes, como Luisa, Agostino y finalmente Natalia, la novela le pone paños fríos a una historia con un clímax dramático. Y antes de que la novela concluya adquiere matices más templados que le inyectan al lector una dosis de alivio y contento, con el encuentro fraterno entre protagonistas, que nadie creyó que se iban a tropezar. El mar que nos trajo consigue conmover al lector por la belleza y profundidad de un relato sobrecogedor. Parecería que asoman nuevas historias de mar, de otras tierras, de otras voces lejanas que terminan con los hechos dramáticos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

 

 

 

 

 

 

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

 

 

 

 

Espaciolibros.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos