UP

-    Escrito por stella

Cuentos de Navidad 2015

Uno de los regalos que ofrece la literatura es la posibilidad de encontrar relatos que están íntimamente ligados con un momento en particular, y la llegada de la Navidad es uno de esos momentos. Hay una amplia cantidad de relatos de géneros diversos y de autores consagrados que se relacionan con esta fecha tan importante.

Los mejores títulos de cuentos de navidad

A la hora de elegir cuál es el mejor cuento de Navidad para leer surgen muchas opciones porque todos los autores que han escrito sobre esta festividad se han inspirado en ciertos ejes para narrar historias que lleguen al corazón de los lectores. Por ejemplo, el cuento Nochebuena, de Nicolás Gogol narra una historia que se basa en las creencias y tradiciones de los pueblos rurales rusos, en el siglo xɪx.

nochebuena-nikolai-gogol

Mientras que el Cuento de Navidad, de Guy de Maupassant cuenta una historia llena de misterio, de fantasía y de miedo que ocurrió en una villa francesa durante la víspera de Navidad. Otra variante es el cuento Vanka, de Anton Chejov, que se trata de un relato sumamente emotivo, en el que un niño de nueve años, huérfano, pobre y aprendiz de zapatero en Moscú, le escribe una carta a su abuelo pidiéndole que comparta la Navidad con él.

También, hay relatos que no se refieren solamente a las tristezas, alegrías o costumbres de la Navidad, sino que se centran en otros temas. Este es el caso del Cuento de Navidad, de Vladimir Nabokov en el que un joven aprendiz de escritor lee su primera narración ante su mentor, crítico literario, y ante uno veterano. El crítico sugiere que para un principiante un cuento de Navidad sería un inicio adecuado y da algunas ideas, que aprovecha el escritor consagrado Novodyortsev para escribir una historia de su propia autoría sobre la Navidad.

arbol navideño y una boda

Otro cuento que tampoco tiene que ver con los sentimientos de cada personaje, sino con lo que piensa el propio autor sobre dicho festejo es El árbol navideño y la boda, de Fiódor Dostoyevski, que refleja el profundo conocimiento del escritor ruso sobre la mente y las pasiones humanas. Lo hace a través de un relato en el que muestra cómo los hombres pueden omitir el sentido de la belleza y de la generosidad en la Navidad, con tal de satisfacer la propia ambición.

Algunos títulos más que ningún lector debería dejar de tener en cuenta para leer son El regalo, de Ray Bradbury; Tres cuentos, Un recuerdo navideño, Una Navidad y El invitado de Acción, de Truman Capote; Estas navidades siniestras, de Gabriel García Márquez; El cascanueces, de E.T.A. Hoffman; La vendedora de fósforos, de Hans Christian Andersen, entre otros.

Tampoco dejemos de lado a los autores latinoamericanos que han escrito relatos dignos de ser leídos, como por ejemplo Las misas de Navidad, del mexicano Manuel Gutiérrez Nájera; Cuento de Nochebuena, de Rubén Darío; La adoración de los Reyes Magos, de Manuel Mújica Láinez, inspirado en el cuadro de Pedro Pablo Rubens en el Museo del Prado; y Noche de Reyes o un Cuento laico de Navidad, de Horacio Quiroga, genio del cuento breve.

El regalo, de Ray Bradbury

Ray Douglas Bradbury, el autor (1920-2012). Fue un escritor centrado en historias de ciencia ficción, terror y el género fantástico, donde el misterio empapó cada una de sus páginas. Bradbury lleva a sus espaldas un gran número de novelas, relatos cortos y multitud de premios y menciones especiales. Incluso algunas de sus obras han sido llevadas a la gran pantalla, favoreciéndole un hueco dentro de los grandes de la literatura.

cuentos-de-navidad-2015-ray-bradbury

Dentro de sus obras, El regalo es una destacable en estas fechas navideñas. El autor propone una Navidad diferente por completo, tanto es así que incluso nos traslada a otro planeta para demostrarlo.

Sí, nuestros personajes viajan a Marte, en un vuelo interplanetario de una Nochebuena de años y años en adelante. Esta historia futurista intenta no dejar atrás las costumbres terrícolas, como la celebración de la Navidad.

El pequeño protagonista, ilusionado por tener un árbol y su gran regalo de Navidad a pesar de encontrarse ya en el espacio, no es consciente del problema aduanero que tuvieron sus padres al coger ese cohete que se dirigía a Marte, pues debieron dejar en Tierra los bultos que cargaban por cuestiones de tamaño.

Los padres, preocupados por incumplir la promesa que le hicieron a su hijo, intentan dar con la clave para ofrecerle a su hijo su deseada Navidad. Durante el trayecto hacia el espacio, el padre no paró hasta encontrar la forma de llevar la celebración navideña a ese cohete incomunicado y al que no había podido subir su árbol y su regalo.

Al fin, justo antes de las doce de la noche, hora en la que ya podría celebrarse la Navidad, el padre consigue que todo salga según lo planeado, dando con el modo perfecto de que su hijo tuviera su más deseada fiesta de Navidad.

¿Quieres saber cómo lo hizo? No te pierdas este pequeño relato, indispensable en las lecturas navideñas de 2015.

Aquí tienes un vídeo de una cuentacuentos que narra esta historia, ideal para los más pequeños de la casa.

 El árbol navideño y la boda, de Fiódor Dostoyevski

Fiódor Mijáilovich Dostoyevski, el autor (1821-1881). Era un escritor reconocido del siglo XIX, cuyo objetivo era involucrar la situación política y social de su época en sus obras, donde no solo se introduce dentro de la psicología de sus personajes para comprender los comportamientos del ser humano, sino que también aborda sus escritos como una crítica de ese contexto en el que envuelve sus creaciones, ya fueran novelas o cuentos.

cuentos-de-navidad-2015-fiodor-dostoyevski

En su recopilación de cuentos podemos encontrar El árbol navideño y la boda, una historieta que comienza con una imagen de la sociedad clasicista del momento: la repartición de regalos de Navidad en función del estrato social al que pertenecieran.

El narrador presencia, cinco años antes de la narración, las intenciones de un caballero, Yulián Mastakóvich, de contraer matrimonio con la muchacha acaudalada, quien recibe sumas de dinero como futura dote y una muñeca carísima. Él, hijo de la cuidadora de los niños ricos, tan solo obtiene un libro sin ilustraciones.